PROPÓSITO – EVITAR SÍNDROME DEL BURNOUT

Cada día nos exigimos más en nuestros puestos de trabajo. Más clientes, más resultados, más proyectos terminados en menos tiempo, etc.

Queremos llegar a más con los mismos recursos para obtener mejores resultados y, en ocasiones esto nos lleva a un estado de estrés extremo.

El problema viene cuando, partiendo de una mala planificación acabamos metidos en la m… Ya no somos capaces de controlar el estrés de la carga de trabajo asumida, acabamos agotados física y mentalmente y llegamos al Burnout.

Y tu dirás, ¿qué c… es eso?

Pues el Síndrome Burnout es un tipo de estrés laboral, un estado de agotamiento físico, emocional o mental que tiene consecuencias en la autoestima, y está caracterizado por un proceso paulatino, por el cual las personas pierden interés en sus tareas, el sentido de responsabilidad y pueden hasta llegar a profundas depresiones.

En el artículo de hoy quiero detallarte las principales causas de este síndrome, sus consecuencias y qué puedes hacer para evitarlo.

Vamos al lío


CAUSAS

Esto es algo que comprenderás fácilmente, y es que, a este estado llegas cuando asumes más carga de trabajo de la que puedes soportar en un momento dado.

Por ejemplo, cuando tienes todo el mes ocupado con un proyecto que te lleva prácticamente toda la jornada y continuas aceptando encargos o proyectos nuevos.

O cuando, por tu tipo de empresa te responsabilizas de las tareas de más áreas de las que podrías realmente controlar.

CONSECUENCIAS

Todo lo anterior no tendría mayor problema si no tuviera consecuencias gravísimas tanto para ti, como para tu empresa.

Apunta unos cuantos y echa cálculos de si te es rentable:

  1. Agotamiento físico y mental
  2. Falta de interés
  3. Pérdida del sentido de la responsabilidad
  4. Depresión y ansiedad
  5. Demoras en la entrega del producto o servicio final al cliente
  6. Pérdida de calidad del servicio final al cliente
  7. Cliente descontento

SÍNTOMAS

Ahora que ya sabes qué es y sus consecuencias, quizás quieras saber los síntomas típicos de este Síndrome del Quemado.

Te dejo un listado por aquí:

  • Sentimiento de agotamiento, fracaso e impotencia
  • Baja autoestima
  • Poca realización personal
  • Estado permanente de nerviosismo
  • Dificultad para concentrarse
  • Comportamientos agresivos
  • Dolor de cabeza
  • Taquicardias
  • Insomnio
  • Bajo rendimiento
  • Aburrimiento
  • Impaciencia e irritabilidad
  • Comunicación deficiente

CÓMO EVITARLO

Si estás sufriendo gran parte de estos síntomas, lo primero que te recomiendo es acudir a un especialista. Si solamente crees que estás en una face inicial de alguno de ellos te pasaré unos consejos que te pueden ayudar a evitarlo en gran medida.

Aunque sea un dicho muy manido, no deja de ser cierto, y es que siempre será mejor “prevenir antes de curar”.

Aquí tienes unos cuantos recursos con los que podrás evitar el temido Síndrome del Burnout:

Delega

Una de las causas más comunes de estrés por trabajo excesivo es realizar tareas que ni siquiera tenemos alguna noción de cómo se hacen.

No te metas en follones, ni intentes abarcarlo todo. Con esto solo conseguirás que se retrasen tus plazos de entrega, se resienta la calidad de tu trabajo y el cliente quede descontento, provocándote aún mayor estrés.

Si aún así aceptaste una tarea para la que realmente no estas preparado y tu planificación no te permite afrontar el aprendizaje necesario para realizarla correctamente, solo tienes estas opciones:

Delega en un experto

Si eliges esta opción, no solo te evitarás el estrés de afrontar una tarea que no conoces, sino que el resultado del trabajo tendrá mucha más calidad que si lo hubieras realizado tu.

Pide ayuda

Alguna vez habrás sacado a un compañero de profesión o amigo de un lío porque tenías más experiencia en alguna tarea. No te cortes, pide ayuda, quizás esa misma u otra persona tenga los conocimientos y esté dispuesta a echarte el cable que necesitas.

El no lo tienes asegurado ;)…

Retrasa los tiempos de entrega

En este caso te tocará negociar con el cliente los tiempos de entrega. Te recomiendo seas totalmente sincero, indicando que has asumido más trabajo del que podías abarcar y la entrega del producto o servicio se retrasará x tiempo.

Particularmente no hay nada que me parezca más irrespetuoso con un cliente que saber que una obra no acabará en tiempo y no comunicarlo en su debido momento.

Rehusa hacer la tarea

Es el caso extremo y donde te voy a descubrir una de las claves de la productividad personal.

Saber decir No. Te lo resalto en negrita porque es tan importante que puede marcar la diferencia entre terminar un proyecto en tiempo y quedarte estancado en un mar de tareas.

Para esto es muy importante haber establecido previamente unas prioridades que nos ayuden a saber qué debemos hacer y qué no para llegar de la mejor manera a nuestro objetivos.

Lo cierto es que te debo un artículo sobre este tema. Por ahora aquí tienes uno muy práctico e interesante por parte de Mariano Ramos.

Baja la calidad

Por último, la opción que no te recomiendo bajo ningún concepto. Aceptar y comunicar al cliente que, el producto o servicio final tendrá una calidad menor si quiere tenerlo en tiempo.

Si ya estás dentro de este lío y al cliente no le importa perder calidad en el resultado final, no te quedará más remedio que asumir el trabajo y cargar con sus consecuencias.

CONCLUSIÓN

Para finalizar me gustaría recordarte que el Síndrome del Burnout es evitable, siempre y cuando lleves una planificación realista de los proyectos de tu día a día, estableciendo los objetivos y prioridades adecuadas para saber en cada momento qué debes hacer, qué no y de qué tiempo dispones para imprevistos.

Cuando no controles una tarea, pide ayuda o delégala, no gastes tiempo que no tienes en aprender desde cero a realizarla.

Por último, si algo realmente estorba a tu ritmo de trabajo de tal forma que te frene por estrés excesivo, asume que la carga de trabajo es mayor que lo que puedes soportar y traslada al cliente tu negativa a hacerlo.

“Tomar buenas decisiones es una habilidad crucial en todos los niveles” – Peter Drucker

¿Aún tienes dudas? Escríbeme en los comentarios y te responderé encantado.

Abrazo y a seguir productivos

Música del artículo: John Legend feat Common – Glory

Yan Vispo

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo!

Ayudo a Ingenieros a gestionar la presión inherente al actual panorama multi-proyectos mediante las 3 claves de planificación: Propósito, hábitos y estrategias.

Mi propósito es ayudarte a enfocar tu atención en las tareas adecuadas para que consigas tus objetivos con el menor de los esfuerzos y dispongas de la energía para disfrutar de lo que realmente te apasiona en la vida.